Principios Constitucionales

  • Tendencia a la opción ética más viable.

Buscamos hacer realidad la tendencia al bien en todas nuestras acciones.

  • Honradez intelectual.

Formacion contínua. Especialización.
Desarrollo personal.
Innovación. Aborrecemos la rutina.

  • Mutuo apoyo y consideración entre los miembros.

Trabajadores y profesionales. Cualquiera que sea su categoría.
Comprensión mutua.
Nunca nos es indiferente el problema de los demás miembros del despacho. Sensibilidad.
Nuestro objetivo: Que los que tengan que marcharse, por cualquier causa, que recuerden nuestro despacho como un proceso de desarrollo personal y profesional.

  • Funcionamiento interdisciplinar y descentralizado.

Pensamiento jurídico-económico.
Un producto propio de una sociedad avanzada y compleja.
Estudio y valoración interdisciplinar, como fundamento de nuestro asesoramiento.
Responsabilidad individual y libertad de iniciativa de todos los miembros del despacho.

  • Interés del cliente

Nuestra mayor referencia y preocupación.
Objeto del despacho: su satisfacción.
Procuramos descubrirlo día a día, en cada acto, por más insignificante que éste sea.